La rubia tetona infiel se folla al sacerdote para librarse de sus pecados

34:38 Tetas Grandes, Tetonas

Descripción

Como cada domingo el sacerdote recibe la gente que quiere confesarse, pero en esta ocasión asiste una madurita rubia madre de familia que ha sido infiel. Confiesa muy arrepentida que no es propio de ella pero por circurnstancias de distanciamiento le ha sido infiel a su marido en los últimos 5 años de relación y por ello se siente muy pero que muy culpable. Tras escuchar esto, el sacerdote parece excitarse y aprovecha su posición para sacar partido de la situación, así que a fin de perdonar sus pecados ante Dios le saca la polla por un agujero, para que le haga una buena mamada pero la cosa se pone tan caliente, que acabará follándosela dentro de la casita de confesiones.